¿En qué consiste una clase de Hatha Yoga?

Una clase de Hatha Yoga incluye la práctica de diferentes asanas (posturas de Yoga), en las que integramos el movimiento con la respiración natural. De esta forma y mediante una actitud de plena consciencia en lo que estamos haciendo, la práctica deja de ser un ejercicio méramente físico para promover una profunda integración del cuerpo y la mente.

DSC_0884 copiaLa práctica de asana nos ayuda a desarrollar un cuerpo equilibrado, fuerte, flexible y saludable a todos los niveles. Las asanas actúan muy beneficiosamente en todos los sistemas del cuerpo: muscular, digestivo, hormonal, circulatorio, glandular, nervioso y energético. Su práctica regular activa y potencia todo el organismo, elevando el sistema inmunológico, pacificando el ánimo y armonizando todas sus funciones psicosomáticas.

En Satkara, las clases tienen una duración de una hora y media. Comenzamos tumbados o sentados, dedicando una parte del tiempo a conectar con nosotros mismos, poniéndonos en contacto con nuestro cuerpo y nuestra respiración. Continuamos con la ejecución de una buena secuencia de asanas, enfatizando en su correcta ejecución y alineamiento, para profundizar en sus efectos sanadores y revitalizantes. La sesión finaliza con diversas formas relajación que contribuyen a integrar todos los beneficios de la práctica.

Yoga Mental o Meditación

La Meditación es un proceso de autoinvestigación sobre la propia mente. Meditar es comenzar un viaje desde la superficie de la mente hacia sus rincones más profundos. Este viaje nos irá llevando a una buena comprensión de todos los elementos que configuran nuestra naturaleza más profunda y así ser capaces de despertar un gran potencial que yace dormido en nuestro interior.

La meditación es un estado de consciencia en el que se trasciende la dinámica dual del pensamiento, un estado en el que el meditador, el objeto de la meditación y el proceso de la meditación se funden en una unidad, donde sólo queda la experiencia.

Sus técnicas están basadas en la observación atenta de los fenómenos relacionados con el cuerpo, los procesos mentales, las emociones, y los cambios que suceden en el ritmo y el patrón respiratorio. El meditador ha de adoptar la actitud de ser un espectador pasivo, que simplemente observa, permite y acepta, sin emitir ningún juicio o análisis intelectual sobre los diferentes acontecimientos y procesos internos.

Los primeros pasos en una clase de yoga mental consistirán en adiestrarnos poco a poco en la ejecución y el dominio de la postura de meditación, cuya firmeza y estabilidad permitirán un mejor acceso a la observación y regulación de la respiración mediante diferentes técnicas y pranayamas. Todo ello facilitará el camino para adentrarnos en diferentes métodos de desarrollo de la atención y la concentración que a su vez, sembrarán el terreno para que el estado meditativo suceda naturalmente. En realidad, la meditación surge cuando la concentración se prolonga un tiempo determinado.

11080971_10152818486322939_4354739489372097689_nDurante la práctica de la meditación se producen beneficiosas modificaciones en diversas funciones fisiológicas y en la actividad cerebral: la práctica de la meditación armoniza el funcionamiento del sistema límbico, mejorando nuestra respuesta emocional ante los acontecimientos externos, mejorando nuestra calidad de vida psíquica y emocional. Potencia la salud, estimulando los procesos autocurativos del propio cuerpo. Aporta sosiego, equilibrio, positividad, estabilidad, voluntad, memoria, concentración, empatía, generosidad, creatividad y autoconocimiento.

Asistencia regular y recuperación de clases

Conviene que el alumno se inscriba en un horario específico. Si por cualquier motivo el alumno no puede asistir a alguna clase del día y horario establecido, tendrá la posibilidad de recuperar la clase en otro horario, previa comunicación, mientras exista disponibilidad de plazas libres en el día y horario sugerido.

Las clases son recuperables dentro del mismo mes. Podrán recuperarse dentro del mes siguiente, siempre y cuando se comunique previamente y el alumno se mantenga apuntado el mismo número de clases que el mes precedente.